Como posiblemente ya sepas, la mayor parte de los metales u objetos elaborados en acero corren el riesgo de ser afectado por elementos negativos que pueden llegar a corroerse e incluso hacer que tengan daño total.

 

¿Es posible evitar este problema? Una de las maneras más efectivas y usadas para evitar este malgasto es el recubrimiento metálico. Esta técnica tiene como finalidad proteger a otros metales del efecto de la corrosión, incluso en ocasiones se le da un uso decorativo protegiendo objetos que no están elaborados en metal.

 

Para lograr resultados eficientes, es importante que este recubrimiento no presente poros ni otros efectos que dejen el acero al descubierto ya que la corrosión puede ingresar por lugares pequeños. En este caso también influye el espesor del recubrimiento así como el método de aplicación.

 

 

Actualmente se usan diferentes tipo de recubrimiento metálico, a continuación mencionaremos 5 de los más populares:

  • Niquelado:

Se realiza a través de un baño electrolítico para aumentar su resistencia ante la oxidación y al mismo tiempo mejorar su aspecto. Existen dos tipos de recubrimiento:

 

  • Niquelado mate: Se trabaja mayormente sobre hierro y latón, con esta se consiguen capas más gruesas de níquel en mayor tiempo.

 

  • Niquelado brillante: Es básicamente la misma fórmula del anterior, pero con un agregado abrillantador que proporciona una pulida de calidad.

 

  • Anodizado:

Se usa para modificar la superficie del material. Es una capa de protección artificial que se consigue de la propia oxidación de la superficie del aluminio, creando una capa protectora. Dicha protección dependerá del espesor del aluminio.

Este proceso es usado sobre el aluminio y titanio para protegerlo de la abrasión y para ser pintado de variedad de colores.

 

  • Cobrizado

Procedimiento de color cobre brillante que aumenta la conductividad eléctrica sobre los aceros, hierro y zamac. Entre algunos de los objetos que se usa con este material tenemos: inmobiliarios, materiales decorativos, construcción de maquinarias, entre otros.

 

  • Galvanizado:

Este proceso permite cubrir un metal con otro. Aunque existen varios tipos, el galvanizado más común consiste en colocar una capa de zinc sobre el hierro, ya que por ser más oxidable lo protege de su exposición al aire.

 

  • Pinturas:

Son de composición líquida y pigmentada, que luego de su aplicación se convierten en una capa protectora y sólida que evita daño de agentes externos. Muy utilizados en la industria automovilística.

 

Como vez, no debes temer en comprar o realizar construcciones y productos en acero, pues gracias a los avances de la industria, podrás realizar el recubrimiento adecuado sin pérdidas. En www.bessemer.mx te ayudamos a obtener el mejor acero en México.